6 de marzo de 2014

SEGURIDAD EN FINLANDIA

Bueno, bueno, bueno... casi dos meses viviendo en Finlandia y por supuesto, sólo hablando de maravillas, como no podría ser de otra manera. Pero siempre hay que tener algunas cositas en cuenta.

 
Foto de Amarillo con mi amigo canadiense Yannis, discoteca donde hemos sufrido algún sustito.
Queréis saber porqué lo digo? 


Uno de los hechos que definen Finlandia es la seguridad y la confianza. Tal y como llevamos comentando desde hace unos días, en esta página web podemos encontrarnos con lo siguiente:

Seguridad: A pesar de las excentricidades Finlandia es el país con menos corrupción y más democrático del mundo. (Fuente)

Sí, esto se respira en el primer momento en el que pones un pie en el aeropuerto. Su modus operandi es muy simple: confían en ti y presuponen que nunca les vas a engañar. Es tan evidente que hasta te da cosita coger dos servilletas en vez de una cuando vas a la cafetería a comer y poco a poco te vas relajando y tu también confias en ellos.

Pero ojito, en todos los sitios siempre hay gente que jode la media. Desde que estamos aquí he podido vivir en tercera persona el robo de dos smartphones en una discoteca. Chicas/os no os confiéis, que no cuesta nada estar al tanto de tus cositas. Sin ir más lejos, el otro día en esa misma discoteca pude notar como una mano misteriosa cacheaba mi bolso.

Tal como nos explicaba una mujer finlandesa en la parada del autobús (por supuesto con un inglés excelente), desde 2007 Helsinki ya no es tan seguro como lo era antes, todo esto gracias a la llegada de la crisis. Y a pesar de ser un país muy seguro puede que tu seas el tonto que se cruce con el único ladrón de todo el centro y eso ya sabemos que no hace ni pizca de gracia. 

Ahora no os penséis que esto es lo habitual, porque no lo es en absoluto. Pero nunca está de más pensar que el próximo puedes que seas tu.

Me explicáis algún susto que habéis tenido en algún viaje? Desmontarme algún mito, anda.

Elena

No hay comentarios:

Publicar un comentario