29 de octubre de 2013

LA MAGIA DEL BLOG

Siempre que escribo algo, lo hago sin obligación de agradar o disgustar a nadie. Simplemente os cuento cosas que me han pasado  o pensamientos que tengo.

Y porqué lo hago? Porque me encanta y divierte plasmarlo en "papel". Una vez terminado, es cuando decido si lo cuelgo o no. Es a través de vuestros comentarios en el blog, Facebook, etc... cuando se crea la interacción. Y eso fue lo que ocurrió con Sonsoles.


Sonsoles hizo un "me gusta" en No me quites mi sofá, y a través de su me gusta descubrí su Instagram. Tenéis que verlo! Sus fotos tienen vida, transmiten todo lo que ella ha querido mostrar, o como ella misma dice "esas fotos reflejan lo que soy y lo que amo. Mi familia, mi sol, mi cielo, mis flores y mi cocina".
 
Aquí es donde descubrí la foto del Pastel de queso y uvas al moscatel. La foto era tan real que no pude contenerme, y le pedí la receta para un Zumo en la Cocina. Ese mismo día, me la envío.
 
Mil gracias Sonsoles. Esta es la receta tal cuál nos la has enviado y tal cuál la he realizado yo. De verdad que es un postre digno de un restaurante cinco tenedores.


TARTA DE QUESO CON UVAS AL MOSCATEL

Ingredientes

Para la base:
150 g de galletas tipo digestive (yo uso las de avena que quedan muy ricas)
70g mantequilla (o margarina) a temperatura ambiente

Para la crema de queso con uvas:
250 g de queso mascarpone
250 g de queso crema (tipo Philadelphia)
250 de chocolate blanco
250 g de leche entera
40 g de azúcar
1 sobre de cuajada Royal
Uvas para decorar la tarta (a mi me gusta la variedad roja)

Para la gelatina al moscatel:
70 g de azúcar
70 g de agua
70 g de vino blanco dulce de moscatel
Medio sobre de gelatina Royal en polvo

Elaboración 

Primero hacemos la base de la tarta. Trituramos las galletas hasta hacerlas polvo y mezclamos bien con la mantequilla.
 

Extendemos homogéneamente sobre la base de un molde desmontable y reservamos en el frigorífico.

A continuación preparamos la crema de queso. Para ello empezamos derritiendo el chocolate (al microondas de poco en poco tiempo a baja potencia para que no se nos queme) y mezclándolo, en un bol amplio, con la leche, la cuajada, los dos tipos de queso y el azúcar. Batimos bien con las varillas hasta que la mezcla sea homogénea. A continuación ponemos esta mezcla en un cazo, y sin dejar de remover, lo llevamos a ebullición.

 En cuanto empiece a hervir, lo apartamos del fuego.

Vertemos la crema de queso sobre la base de galletas que habíamos reservado y colocamos las uvas cortadas por la mitad sobre la crema. 


Metemos la tarta en la nevera al menos una hora para que la crema empiece a cuajar.

Mientras vamos preparando la gelatina al moscatel.

Ponemos en el fuego el agua junto con el azúcar y lo llevamos a ebullición. Lo dejamos hervir unos minutos hasta que consigamos un almíbar ligero.

Retiramos del fuego y le añadimos el vino moscatel y la gelatina y removemos con cuidado hasta que esta se disuelva totalmente.

Dejamos que se temple un poco y con cuidado lo echamos sobre la tarta que ya estará ligeramente cuajada.

Metemos al frigorífico al menos 3 horas.

Notas:

La tarta se puede hacer con galletas normales pero las tipo digestive dan un toque especial.
 
Igualmente podemos usar sólo un tipo de queso como el Philadelphia pero a mi el mascarpone me parece de una cremosidad exquisita para los postres.

Si hacemos la tarta de un día para otro cogerá más intensidad de sabor pero debemos sacarla del frigorífico al menos media hora antes de comerla para que el frío excesivo no le quite sabor y suavidad a la crema.
 



Y a disfrutarla!! Ñam!


 
Raquel

2 comentarios:

  1. Gracias de nuevo Raquel! Me alegra que os haya gustado la tarta! Desde luego que compartiremos más recetas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiiiiiiiiiii por favor!!!!! Y las gracias a ti! Personas como tu hacen que esta aventura merezca mucho la pena!!!! Mil gracias!

      Eliminar