1 de octubre de 2013

EL NIÑO LOS LIMONES

Desde que nació, Jose Luisete ha tenido dos pasiones muy muy marcadas. Una son los coches. Le apasionan, nunca había visto a un niño de dos años que fuera capaz de ver un gran premio de F1 entero, hasta que lo vi a él.... La segunda es más atlética...más de fuerza bruta.....es el lanzamiento…y para esta segunda pasión la verdad es que tiene una habilidad especial, así que todos tranquilos, Manuel Martínez, "Super Manolo" tiene sucesor.
 


Esta habilidad la ha ido perfeccionando con los años y ahora, con solo cuatro añitos, donde pone el ojo pone….da igual, pone lo que tenga en la mano.

Jose Luisete, es un niño sin manías: le da igual un azucarero, que botellas de vino ( que mal ratito en Carrefour Dios mío....) de aceite ( y que mal ratito en el Hipercor), copas, vasos, platos…la lista es interminable y además el tío es que tiene puntería. De todos, hay una serie de lanzamientos que lo han catapultado hasta el estatus de estrella. Los más memorables son los siguientes:
Casa de los abuelos: Ya se sabe, los abuelos…..Jose Luisete hizo de su casa su campo de entrenamiento personal….Es capaz de lanzar el mando de la TV de todas formas posibles e incluso repetir lanzamiento, y que decir de las copas! Ahora brindamos con vasos de chupito…sabéis la de veces que tienes que decir feliz 2013!!! para poder beber una copa de champán??
Aquí es donde aprendió a aguantar la presión. Sangre fría que se dice. Podía estar más de un minuto con la copa en la mano, en silencio, “mascando” el chupete, pensando, interiorizando el lanzamiento, esperando la señal. Que señal diréis?? LA SEÑAL!. En cuanto tu mirada se cruzaba con la suya ZASCA!!! Copa por los aires… Al final el truco era no mirarlo, pero ojo…vaya presión para nosotros, con esos ojillos, solo querías mirarlo…pero sabias que si lo hacías, TU PAGABAS LA COPA!
 

 
 
En casa: Un día se oyeron ruidos de obra desde la calle, una brigada municipal estaba cambiando parte de la acera. El niño vio a los obreros desde la salida de agua del lavadero, algo le llamó la atención…bien tengo diana, pensó,  ahora solo falta la “pesa”, giró a su alrededor y los vió, cuatro estupendos kilos de naranjas. Cogió una y la tiró. Imaginaros el susto que se llevarían los paletas…..pues así con más de una docena de naranjas. Nos dimos cuenta del destrozo al oir los gritos de los paletas. Pero era tarde…demasiado tarde…había uno que no llevaba casco....
 

Restaurante Casa Angela: Una preciosa fuente llena de piedras blancas, decora la terraza. Allí, cierto día, fuimos a comer una paellita, con su vinito, con unos amigos, todo bien hasta que los niños terminaron de comer….
Pasó poco tiempo. El tiempo justo para que Joseluisete cogiera una piedra de la fuente y fijara el blanco, la mesa que estaba justo detrás mío donde comía un matrimonio mayor. Aquí es donde el enano nos enseñó que había aprendido, como nadie, a aguantar la presión.

Mi marido vió como cogía la piedra, se levantó rápidamente y fue hacia él, este lo miró, tenía seis, tal vez siete segundos…Jose Luis!!! Mi hijo miró a su padre, no dejo de mirarlo mientras este se le acercaba y cuando ya estaba junto a el…ZASCA!!!! La piedra salió despedida, hacia la mesa del matrimonio justo cuando la señora alzaba su copa de tinto de verano... El impacto dejó sin pie a la copa ...que puntería tiene el jodío. Ni una gota de vino cayó!!! . Lo bueno de este lanzamiento es que cuando mi marido “delató” al niño y le obligó a pedir disculpas,  la señora estaba echando una bronca de aquí te espero a su marido, creyendo que  él había roto la copa. Pobre Josep, estaba ya sesteando...
Foster Hollywood: Aquí fue cuando se ganó el sobrenombre de “el niño los limones”. Este nombre se lo puso mi querida amiga Pepy, que como no, siempre está en todos los fregaos....Estábamos cenando y justo detrás nuestro, estaba el típico chico que salía por primera vez con una chica, con su chica. Que mono....pobrecito....la que se le venía encima... Se le notaba nervioso, estaba rooooojo y acalorado y cuando la chica le hablaba, se le ponían rooooojas las orejas….

Algo llamó la atención de Jose Luis, para fijar el “blanco” en el chico .... En ese momento acabé mi coca-cola y Jose Luis localizó, en el vaso, la "pesa". Media rodaja de limón, de las gorditas y empapadita en coca-cola. En  un visto y no visto lanzó la rodaja y acertó de lleno justo debajo del cogote del chaval. Lo notó, imposible no notarlo, pero el chico aguantó como un torero el impacto. Rojo como un tomate, estoy segura que pensó “una rodaja de limón no va a estropear este momento”. Solo deciros que la rodaja de limón permaneció en la nuca del chico hasta que se fueron... Sí, lo podéis decir...que mamón el niño. 
 

Desde aquí, desde mi sofá os pido perdón a todos, de verdad, perdón, por si en algún momento os cruzáis con el "niño los limones".... pero también tened presente una cosa: “Dentro de unos años, en Madrid 2020, bueno no.. en alguna ciudad del mundo, cuando Jose Luis se cuelgue el oro olímpico por lanzamiento (de peso, jabalina, martillo, domina todas las artes…) vosotros podréis decir orgullosos que gracias a vosotros " El niño los limones"....  es campeón olímpico….

Raquel
 
 
 

 

6 comentarios:

  1. jajajjajaja, mi Pepón y su puntería!!!!!!!, pero con esa carina que tiene "el niño los limones" se le perdona todo!!! y con lo que nos llegamos a reir con su puntería!!!
    un beso!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajajaj Pepy!! madre mía... que malas! es inevitable no reírte...pero que vergüenza de niño!! quién será su madre????? jajajajaja

      Eliminar
  2. Madre mía con JL.. no sabía yo que fuera TAN tremendo. Vaya paciencia que tenéis que tener los papis con este elemento. También se tiene que decir que su sonrisilla hace que cualquier mamarrachada hasta te resulte graciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cielo ganao tenemos!! El cielo y el universo y la galaxias vamos!! Tela el niño...ya lo estamos reformando....pero ojo ojito..... Y en breve volvemos a la Bombeta...Dios no lo quiera Dios no lo quiera...!!!

      Eliminar
  3. Doy fe, yo pude vivir el momento tostada de nocilla al aire. Mañana de verano, Raquel, Olivia, Jose Luisete y yo sentados en la mesa, enano de morros (no recuerdo el motivo) y una peligrosa tostada pringosa en su mano, mamá lo medio riñe, el busca un objetivo y medio segundo después la tostada sale volando, aterriza en el brazo de Raquel y se queda pegada como un tattoo más.
    Olivia con cara de... ups se la va a cargar, pero NOOOOO, las dos adultas no pudimos contener la risa, la carcajada major dicho, en fin, un crack el nene.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ajajajajajajajaajajajajajaa me olvidé de la "tostada voladora"!!!!!! Madre mía!!! Que risa ese día... Vaya par de adultas....Menos mal que este año no ha habido objetos volantes!!

      Eliminar