16 de septiembre de 2013

¿OS APETECE JUGAR A UN JUEGO?

¿Os apetece jugar a un juego?

Lauren decidió contarle una historia, un juego para distraerlo. Le pidió que imaginara que había ganado un concurso cuyo premio sería el siguiente: todas las mañanas, un banco le abriría una cuenta con 86.400 dólares. Pero como todo juego tiene sus reglas, éste tendría dos:


 La primera regla es que todo lo que no te has gastado a lo largo del día, se te retira por la noche. No puedes hacer trampas, no puedes traspasar ese dinero a otra cuenta, sólo puedes gastarlo. Pero a la mañana siguiente, al despertar, el banco te abre otra cuenta con 86.400 dólares para ese día.

- La segunda regla es que el banco puede interrumpir este juego sin previo aviso. En cualquier momento puede decirte que se ha acabado, que cancela la cuenta y ya no te abre ninguna más. ¿Qué harías?

(…)

Él respondió espontáneamente que se lo gastaría todo en lo que le apeteciera y en hacer multitud de regalos a las personas que quería. Emplearía hasta el último céntimo que le diera ese “banco mágico” en llevar la felicidad a su vida y a la de los que lo rodeaban.

- Incluso a la de gente que no conozco, porque no creo que pudiera gastar en mí y en mis allegados 86.400 dólares al día. Pero ¿adónde quieres ir a parar?

- Ese banco mágico lo tenemos todos – contestó ella -. Es el tiempo. El cuerno de la abundancia de los segundos que pasan.

Todas las mañanas, al despertar, se nos abonan 86.400 segundos de vida en nuestra cuenta para ese día, y cuando nos dormimos por la noche no hay suma y sigue; lo que no se ha vivido en el día se ha perdido, ayer acaba de pasar. Todas las mañanas se repite ese prodigio, se nos abonan 86.400 segundos de vida, pero jugamos con esa regla inevitable: el banco puede cancelarnos la cuenta en cualquier momento sin previo aviso; en cualquier momento, la vida puede acabar. ¿Qué hacemos, pues, con nuestros 86.400 segundos diarios? ¿No son más importantes unos segundos de vida que unos dólares?

Marc Levy – Ojalá fuera cierto

¿Precioso, verdad? A lo mejor no nos encontramos un maletín con un billón de euros cada día, pero sí que tenemos a nuestra disposición 86.400 segundos al día para #crearunmundomásfeliz.

Elena

3 comentarios:

  1. Hacía tiempo que no leía algo tan bonito. Me ha encantado. Genial.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado Elena! Gran reflexión para empezar el día. Lo mejor de todo es que, igual que con el dinero, podemos regalar segundos de nuestra vida a los que queremos también :)

    ResponderEliminar