8 de agosto de 2013

LOS 25 DE BIANCHI, RUBIADA Y MARIO VAQUERIZO

El martes, una de mis rubias favoritas cumplió 25 años. Sí, ya lo veis, dos de mis amigas casi son gemelas, pero no os preocupéis, el cupo de cumpleaños en agosto ya está al completo. Es por ello que hoy me gustaría hablar de la amplitud con la que trato la palabra “rubia” en mí día a día haciendo un homenaje a Bianchi.


¿Os suena el tópico..?

Para ser tan tonta, eres poco rubia.

Bueno, pues toda aquella persona que pase muchas horas conmigo verá que lo uso con mucha frecuencia, sobretodo hacía mí misma. ¡Esperad, rubi@s, aún no me tiréis los trastos a la cabeza! Todo tiene su explicación y contextualizado es cuando se entienden mejor las cosas.

Todos tenemos nuestros momentos “rubios” en los que dan la sensación de que te hayas caído del árbol y tus neuronas aún se estén conectando. ¿Alguna vez no os ha pasado que habéis ido a la piscina y os habéis dejado el bañador? ¿Qué bajáis en la parada que no toca del metro, y cuando se cierran las puertas te das cuenta que te has equivocado y te quedas mirando el convoy con cara de soygilipollas? ¿O vas al súper a comprar pan y compras de todo menos pan? En estos momentos es cuando una piensa… Hoy estoy un poco rubia.

Alguien que para mí es muy rubio, es Mario Vaquerizo, sí, la Nancy Anoréxica del grupo español las Nancys Rubias, valga la redundancia. Tengo que reconocer que al principio este personaje no me caía en especial gracia, pero al leerme su autobiografía “Haciendo majaradas” me dí cuenta de que detrás de tanta rubíez hay una persona con dos dedos de frente. Su libro es el hilo que cose todos los parches que va dejando por los medios de comunicación y el hecho de parecer tan rubio hace que le cojas hasta cariño.

Después de tantas rubieces seguidas, quiero hablar de una rubia poco rubia. Para mí, Bianchi es una persona muy centrada y trabajadora, ingeniosa, pero a la vez súper despistada. Sabe reírse de sus momentos rubios y es la primera que te va a decir, “Perdona, hoy estoy un poco rubia”. Reírse de uno mismo es muy importante y ayuda a sentirte orgulloso tal como eres, es inteligente. Pon una rubia en tu vida, ellas te demostraran que el espíritu rubio se puede tener siendo morena, rubia o zanahoria.

Elena

2 comentarios:

  1. jajajaja
    ¡Qué honor! Gracias, y ¡vivan las rubias!
    :)

    ResponderEliminar
  2. jajajaja me he sentido totalmente identificada con tu escrito. Soy morena azabache, pero te puedo asegurar que por dentro y en lo que a despiste se refiere, soy rubia platino!!! Un beso a todas mis amigas rubias, que son geniales, listas y guapísimas. y a todas las rubias en general! Y felicidades Bianchi!

    ResponderEliminar