16 de julio de 2013

TINTAS DE COLORES

Siempre me han llamado la atención los tatuajes, desde pequeña. Al cumplir los 18 me quise hacer el primero...una rosa negra en el tobillo.... Pero por aquella época.....los tatuajes y mi madre no se llevaban muy bien. Condición Sine qua Non para hacerme un tattoo, era tener casa propia.

 

Mi historia
 
Si, me gustan los tatuajes, mucho. En total son ocho los que llevo en mi cuerpo. La gente que los lleva, entenderá el porqué es prácticamente imposible hacerse sólo uno, y es que tatuarse "engancha". Todos los tatuajes a excepción del dibujo de Olívia, son hechos a mano alzada, y todos por la misma persona. Para mí, el mejor. Hubal.
 
Hace 9 años, y ya con casa propia, me hice el primero. Corazón con inicial del nombre de mi marido en japonés. El motivo de hacerlo en este idioma, fue porque Jose es una apasionado de Japón y de toda su cultura. Al año siguiente, Jose se despertó creativo, y me dibujó la continuación del tatuaje. Enredaderas, rosas, corazones, etc... hasta cubrir casi todo el pie. Tal cuál me lo tatuaron. Este, por crearlo quién lo creó y por ser el primero, le tengo especial cariño.


  
El segundo en la lista sentimental, es un dibujo que hizo mi hija Olivia en un papel al cumplir los seis años. En el dibujo aparece ella, junto a su hermano Jose Luis y un corazón con los nombres de los dos, escrito por su puño y letra. No lo dudé dos veces. Cogí el papel y se lo llevé a Hubal, que me lo tatuó calcándolo tal cuál. Es una "obra maestra", ya que Hubal logró realizar una copia exacta, en colores, tonos y líneas, del dibujo de Olívia.


El tercero en el ranking es el del costado izquierdo. La historia de este tatuaje, merece un post aparte.                     
 
 

El cuarto tatuaje es una frase que me define y que procuro tener muy presente en todas mis decisiones, aunque no siempre se consigue. Y porqué en esta zona? Porque como pasional que soy, en mis decisiones prevalece el corazón sobre la cabeza. Con los problemas que eso conlleva.



El quinto, el Yin y el Yang. Igual que la frase anterior, rige mi modo de vida. Son mis dos puntos vitales, complementarios sin solaparse el uno sobre el otro. Es el equilibrio entre el bien y el mal. Es la locura dentro de la cordura. Es la osadía dentro del recato.


El sexto, es una mariposa tribal. Con este tatto nació la historia del tercero. 



El séptimo y el octavo, Restricted Zone... solo para sus ojos.

Te quiero mi vida. Gracias por "dibujarme".

                                   

  
Raquel
 
 

5 comentarios:

  1. Me encanta, a cada palabra que leo más ilusión encuentro en ellas. Felicidades por tener un gran pintor en casa ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mikel! Muchas gracias! Comentarios como el tuyo hacen que este blog merezca la pena! Muchas muchas gracias!

      Eliminar
  2. Impresionante, de verdad Raquel. Creía que los tatuajes de la gente corriente empezaban y terminaban con los tribales en negro que todo el mundo lleva, pero lo tuyo es todo un catálogo de tatuajes originales.
    El tatoo del costado es espectacular todo él, las formas de las rosas, el espino, las mariposas, el color. Estoy seguro que Hubal se habrá guardado una foto de esa obra porque es perfecto. Ahora bien, si yo tuviera que elegir uno, sin ningún tipo de duda elegiría el del dibujo de Olivia. Es el tatuaje mas original y exclusivo que he visto en mi vida y aquí incluyo los tatuajes de las gente corriente y de los vip’s. Si la gente supiera de esta idea y de este resultado muchísimos la copiarían. Enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Bono. Si, el de Olivia es espectacular y original, y tal cuál lo hizo ella! Aunque mi Top 1, el que me dibujó mi marido. Como ya digo, es un cariño especial. Un beso!

      Eliminar
    2. Me repito y coincido totalmente con Bono, el de Olivia es el mejor tatuaje de todos, el más original y que aunque te lo quisieran copiar ninguno sería como el tuyo!

      Eliminar