30 de julio de 2013

BOMBETAS, LIMONES Y BODY JAM

Salir a cenar con niños, tiene sus pros y sus contras. En mi opinión pros pocos...y contras muchas, pero este pasado viernes he descubierto uno de los pros que vale por muchos, muchos contras. Os cuento.

Viernes noche. Barrio de la Barceloneta en Barcelona. Seis padres. Cinco niños. Destino restaurante "La Bombeta".



La historia es la siguente. La Bombeta es un sitio ideal para ir a cenar de tapas. Su especialidad como su nombre indica, son las bombas. Aunque cualquier tapa que pidas está realmente buena.

Es un local que se llena enseguida, no admite reservas, así que debes esperar en la calle hasta que te avisen. En ese momento te preguntas si vale la pena la espera, y es entonces cuando visualizas la bombeta, toda redondita, con su salsa picante...lo sabes. SI, lo merece.

Nueve y media. Media hora de cola. Nos habían avisado que al ser tantos, y el local no muy grande, seguramente deberíamos cenar en dos grupos separados. Mi amiga Pepy se adelantó a todas y dijo: Ok. Ningún problema. y nos miró con ojos picarones....Siendo madres como somos, se nos escapó una risita malévola...los dos grupos los teníamos muy bien definidos en nuestra cabecita...el camarero quizás no. Bueno, rectifico, claramente el camarero NO.

Al poco aparece el camarero; " tenemos libre una mesa de cinco. si queréis, puede pasar el primer grupo". Y ya nos veis a nosotras: Veeeeenga, niñoooos, a cenaaaar!!!

Conforme los niños se iban sentando en la mesa, la cara del camarero se iba llenando de muecas:

Camarero: Oigan...el primer grupo van a ser solo niños??????
Madres:      Si. claro. Algún problema??? ( he de reconocer que aquí yo quería que la tierra me tragara, pero viendo la entereza de Pepy y Eva, enseguida me vine arriba).

Camarero: perooooo los van a dejar aquí, SOLOS, hasta que tengamos una mesa para ustedes?
Madres:     Sii.... No se preocupe por nosotros, estaremos esperando fuera pacientemente nuestro turno.

El camareno ya no habla. Mira fijamente a los niños mientras su cara va cogiendo tono mortecino.

Nosotras aprovechamos el silencio para darle unos cuantos consejos: Vigilar sobretodo a JoseLuisete alías "el niño del limón", tiene facilidad para el lanzamiento de objetos a discreccion y puede confundir las bombetas con su debilidad, las pelotitas. Con el resto de niñas usted verá, pueden ser una delicia o sorpresa!!!, auténticos Gremlins, de los malos!

Camarero descompuesto: Ah no!! NO NO NO!! Este marrón no me lo como yo solito. Esperen. No se vayan, que esto lo arreglo yo en un santiamén.

No sabemos como lo hizo ni cuanto pagó a los comensales de la mesa de al lado, que en esos momentos empezaban a cenar, ( porque les tuvo que pagar, y mucho...) pero en tres minutos hizo huecos por todos lados, y acabó montando una estupenda mesa para once. Sé que os parecerá increíble, pero es real. Os lo cuento tal y como sucedió. Desde el momento en que se cruzaron las miradas camarero vs niños, transcurrieron tres minutos de reloj.

Llega la hora de pedir. Pedir con niños es diferente. Y con Pepy, mucho más: camarero, ponga 10 raciones de bombetas. Si si, diez. De esas, cuatro son para los niños, así que hay que que servirlas por separado, con un bol para la salsa suave y otro la picante. Pero la picante cámbiela por kepchup porque claro, como usted comprenderá, los niños no pueden tomar picante. Ahh y encima de la bombeta no debe haber ni una gota de salsa. Y más o menos que todas tengan el mismo tamaño. Y redonditas...

En otra ocasión, os explicaré este sobrenombre, pero mientras pedíamos, el niño del limón, hizo lo que se esperaba de él, ni más ni menos. Por suerte aún no habían traído las bombetas....Hizo uno de sus lanzamientos con una de las cartas de plato. Si si, esas cartas tipo folio, plastificadas con un plástico duro y cortante, efecto jabalina..no diré más... sólo que qué puntería tiene el jodío. Lanzamiento de 10. En medio de la diana!
 
Bueno, así que ya lo sabéis, si queréis cenar de tapas buenas, la bombeta en la Barceloneta. Y si queréis cenar un grupo numerosos, recordar llevaros niños, sobrinos, hijos de vecinos, todo vale.
 
En esta cena participó cibernéticamente Jose, nuestro monitor de Body Jam. Sin duda alguna es el mejor de entre los mejores. Ha conseguido que pasemos de ser listones de madera a colas de sirena ondeando en el mar!!!
 
Jose, en tu despedida te dedico este post. Has sido nuestro Bosley particular ( siempre que veas esta foto, recordarás a tus tres "Angeles"). Que suerte van a tener los Madrileños. Contigo allí, realmente coge valor el dicho "de Madrid al cielo".
 
Ya no eres nuestro monitor, eres nuestro amigo. Cuenta con estas "Malas Madres" para lo que quieras!! Y recuerda, siempre que vengas o vayamos a Madrid, saco de Cupcakes chic chic choc for you!!


Raquel


 

5 comentarios:

  1. Doy fe que toooooodoooo es cierto!!!!!!!!!
    la cara del camarero cuando iban pasando niños hacia la mesa no tenía desperdicio.....jajajajaja

    Lo mejor compartirlo con tod@s vosotr@s!!!!!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaj Pepy! ay que ver lo que nos reímos! Que de risas! No tienen precio chiqui! Da igual el sitio, la cuestión es liarla! jajajajaj

      Eliminar
    2. sí la cuestión es dejar huella!!!!

      Eliminar
  2. AI que risa!! Pero vaya elementos con los que te vas a cenar Raquel! jajajaja Por cierto, no me digas que eres una privilegiada que tienes BODY JAM en tu gimnasio? Me muero de envidia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ajajajajaj mejor dirás elementAs!!! lo que nos reímos, madre mía. Si! Los jueves body jam y con el mejor!! QUe lástima que se va. Pero Elena, como en septiembre esté todavía, te sacamos una invitación para una de sus clases. Te aseguro que flotas!! Es genial!

      Eliminar